Sociedad

Terror en un avión: estalló el parabrisas y el copiloto quedó colgado a 10 mil metros de altura

El Airbus A319 de Sichuan Airlines sufrió la rotura de su parabrisas y el cambio de presión lo succionó. Sucedió en China

Miércoles 16 de Mayo de 2018

105601_1526472700.jpg

El Airbus A319 de Sichuan Airlines volaba con tranquilidad entre las ciudades de Chongqing y Lhasa, en Tíbet, hasta que una línea comenzó a dibujarse en el parabrisas del avión. Un gran ruido precedió al estallido del vidrio y desde allí la situación se convirtió en un caos. El copiloto salió absorbido por el cambio de presión, quedó con medio cuerpo afuera del avión pero milagrosamente sobrevivió.

A 10.000 metros de altura, el copiloto fue succionado y quedó expuesto a temperaturas "bajo cero" apenas sostenido por el cinturón de seguridad, que terminó siendo su salvación. También sufrió varios golpes y heridas mientras intentaba desesperadamente regresar a la nave. El duro golpe del viento le impedía respirar y se estaba quedando sin oxigeno. 

El avión de Sichuan Airlines perdió el parabrisas.

El parabrisas se desprendió a una altura de 10.000 metros.

Sin embargo éste no era el único conflicto que debían resolver ya que, al mismo tiempo, el avión comenzó a perder altura y a moverse de un lado al otro. Una azafata resultó herida por los bruscos movimientos y los pasajeros entraron en pánico.

"No hubo ninguna señal de advertencia. El parabrisas se quebró, dio un fuerte golpe. Lo siguiente que supe fue que mi compañero había sido succionado ", le contó al diario Chengdu Economic Daily el piloto del vuelo Liu Chuanjian.

 

El copiloto sufrió arañazos y se torció la muñeca, pero no sufrió heridas de gravedad.

"El copiloto estaba parcialmente por fuera del avión", agregó y destacó: "Afortunadamente, tenía el cinturón abrochado". Pero él también tenía problemas: "Muchos dispositivos no funcionaban bien y el avión se sacudía con fuerza. Era muy difícil de controlar".

El avión de Sichuan Airlines perdió el parabrisas.

"Cuando miré hacia el otro lado, el copiloto estaba parcialmente por fuera del avión", relató el piloto.

En medio de la crisis la tripulación intentaba calmar a los pasajeros: "Todas las personas gritaban a bordo. Hicimos todo lo posible para tranquilizar a los pasajeros y hacer que todos nos creyeran que podíamos aterrizar con seguridad", destacó Zhou Yanwen, la azafata herida, citada por el Servicio de Noticias de China. Para peor, todo ocurrió mientras se estaba sirviendo la comida así que todo voló por los aires.

 

Los 119 pasajeros del vuelo llegaron sanos a tierra luego del temor en el aire.

"Todo en el interior del avión estaba flotando en el aire. No podía escuchar la radio. El avión temblaba con tanta fuerza que no podía leer los indicadores", añadió el capitán todavía alterado por el terrible episodio.

 

El piloto manejó con pericia la situación y logró aterrizar en Chengdú, ovacionado por los 119 pasajeros que, a pesar de los nervios, resultaron ilesos. El cinturón de seguridad salvó la vida del copiloto que se mantuvo dentro de la nave a pesar de todo y, según informaron desde la aerolínea no recibió heridas de gravedad.

La crisis se superó, los pasajeros fueron cambiados de avión para terminar su viaje y ahora, un equipo de investigadores analiza lo ocurrido para entender qué pasó. El episodio se dio apenas un mes después de la tragedia de Southwest Airlines, donde una pasajera quedó con medio cuerpo fuera del avión tras romperse una ventanilla y perdió la vida.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA