Nacionales

“Si trabaja en el sector público está obligada a cumplir la ley”, cruzó Pichetto a una médica en contra del aborto

Se lo dijo a la ginecóloga María de los Ángeles Carmona. La neuquina Crexell se abstiene y suman los verdes.

Miércoles 11 de Julio de 2018

110542_1531346849.jpg

Miguel Pichetto perdió los estribos durante la segunda jornada el debate por la ley del aborto legal y se peleó con una ginecóloga que exigió objeción de conciencia de las instituciones.

"En el sector público no podría haber ningún tipo de objeción de conciencia. Si usted trabaja en el sector público está obligada a cumplir la ley. El proyecto de Diputados se quedó corto", le achacó el jefe del bloque Justicialista a María de los Ángeles Carmona, que habló en representación del Consejo Superior del Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires.

Carmona había dicho que "la objeción de conciencia es un bien constitucional no negociable" y pidió que no haya una lista de objetores pública "porque generaría discriminación del médico en varios aspectos".

La ley, como fue aprobada el 13 de junio, permite la objeción de conciencia individual y obliga a clínicas y hospitales a derivar a pacientes si no tienen médicos dispuestos a practicar abortos.

Fue una redacción apresurada para evitar que la ley de culto enviada por el gobierno incorpore una cláusula más restrictiva y las cirugías para interrumpir el embarazo sean una excepción.

Algunas clínicas y agremiaciones médicas solicitan además una objeción de conciencia institucional, o sea, que los propios establecimientos anticipen en sus cartillas que no practican abortos aunque sean legales.

El lobby se hizo sentir en el Senado y los cordobeses, que iban a votar a favor, pidieron cambios entre ellos un presupuesto a los hospitales provinciales y la tan reclamada objeción de conciencia institucional.

Pichetto, líder de los senadores a favor del aborto, rechazó esa pretensión y abrió un debate entre los senadores que tuvo a la ginecóloga casi media hora en el atril sin poder moverse.

"Con este argumento de la conciencia dejaron en indefensión a chicas víctimas de violación. Hay que tener una mirada más amplia y humana", reprochó el rionegrino.

Carmona aseguró que en su hospital se practican abortos en esos casos, como obliga el Código Penal. Y contó que al día siguiente de aprobarse la ley en Diputados recibió a 6 mujeres pidiendo interrumpir sus embarazos y a ese ritmo no hay presupuesto que alcance.

"Me hubiera gustado que fuera como en Uruguay, que primero se creó la infraestructura y luego la ley", reclamó y consiguió que los senadores antiaborto salieran de a uno a respaldarla.

"No podemos atacar a los invitados con temas que ni siquiera están en la ley. Eso lo discutiremos nosotros", la defendió la salteña María Fiore Viñuales.

"Acá todos estamos obligados a cumplir la Constitución y las leyes, todos, el sector público, el sector privado. No es que sale una ley para el sector público o para el sector privado. El debate es desde cuándo empieza la vida", siguió el formoseño peronista José Mayans. "Los invitados no tienen que escuchar tanta perorata", se quejó la tucumana Silvia Elías de Pérez.

Los problemas de conciencia volvieron al debate con el médico Carlos Wechsler, que trajo antecedentes sobre ataques a médicos antiabortistas en Estados Unidos.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA