Sociedad

Tras la denuncia, habla el excapellán del Servicio Penitenciario: "Yo no soy un pedófilo, no soy un perverso"

Eduardo Lorenzo niega las acusaciones de tres jóvenes en la justicia de La Plata. Asegura que nunca conoció a un abusador dentro de la Iglesia y que adhiere a la "tolerancia cero" que promueve el Papa.

Viernes 19 de Julio de 2019

140138_1563574035.jpg

La parroquia Inmaculada Madre de Dios tiene líneas arquitectónicas ultramodernas y las puertas abiertas. La casa del sacerdote Eduardo Lorenzo, al lado, es más discreta. Nos recibe allí, en una cocina amplia. Es corpulento, campechano y parece inteligente. Ceba mate, "con una yerba especial, que no da acidez", dice. Se queja de que le cortaron el gas por la pérdida de un vecino. También del tránsito que hace que su abogado Alfredo Gascón, que viene del centro de La Plata para estar presente en la entrevista, llegue tarde. Es un profesional costoso, influyente. "Somos amigos, de la Pastoral de Rugby, lo conozco, hace 40 años. Él era el presidente del club San Luis", se ataja.

"Estas entrevistas ponen un poco nervioso", dice mientras se instala frente al equipo de TN.com.ar. Sin embargo, se lo nota aplomado. Sus reacciones y respuestas están teñidas por una indignación medida, la que uno esperaría de un inocente. No llora, no se desborda, no grita. El abogado -cuando llega- se mantiene en silencio, vigilante, hasta el final. No interviene salvo con algún gesto mínimo. Lo acompañan dos miembros de su estudio, entre ellos, su hijo.

El cura cuenta sus primeros pasos. Creció en Palermo Viejo, en el seno de una familia no demasiado religiosa. En la adolescencia, trabajó en un barrio pobre en Morón, Las Campanillas. Ahí nació su vocación: "Vi curas comprometidos, como Monseñor Raspanti. Hablé con mi director espiritual, pero antes estuve de novio y cursé un año de derecho", recuerda. De su novia, dice que es "la que le hubiera deseado a cualquier amigo". "Una piba macanuda de Chivilcoy, que no se merecía jugar de segunda, detrás de su vocación religiosa", explica.

- ¿Qué piensa del celibato?

- Es una medida disciplinaria de la Iglesia. Podría cambiarse, pero me parece que habría que cambiar toda la estructura de la Iglesia. Porque ya no vas a ser el cura full time que sos ahora, me imagino que una familia requiere tiempo. No me imagino una Iglesia sin celibato, pero la creo posible. No es incompatible con la fe.

- ¿Comparte la posición del Papa Francisco, que propone la tolerancia cero con respecto a los abusos?

- Absolutamente, incluso lo dije antes de que llegara Francisco. Hay una nota que me hicieron en Página 12 hace muchos años donde dije claramente que la pedofilia es una perversión. Ni en el sacerdote, ni en el magisterio tiene cabida. Y esto tiene que trabajarse mucho desde los seminarios. Un hombre para ser sacerdote tiene que haber tenido la posibilidad de ser un buen padre de familia.

-¿No hay espacio para los homosexuales ?

- Sí, los habrá de hecho, pero lo que digo es una vida sin perversiones, con responsabilidades, con proyectos, normal. Un seminarista tiene que ser capaz de enamorarse, de trabajar. No aprovechar la Iglesia, el seminario como un refugio para evadirse del mundo.

- Los pedófilos tienden a elegir profesiones donde están en contacto con menores, usted también...

- Sí, sí, trabajo con jóvenes en colegios. El pedófilo tiene que tener síntomas y eso lo tienen que detectar los formadores. Yo de cerca no conocí ni hablé con ninguno.

- ¿Alguna vez dentro o fuera de la Iglesia alguien intentó abusar de usted sexualmente? ¿Percibió en algún compañero con tendencia a la pedofilia?

-No. Notábamos que alguno por ahí era un poco afeminado, pero son esas pavadas que no tienen nada que ver.

- ¿Y nunca tuvo contacto con ningún caso de abuso por parte de otro cura?

-No. Que me lo haya dicho, no.

La denuncia

En 2008, la familia adoptiva de un chico -que estuvo en situación de calle y utiliza el nombre de León- denunció canónicamente y en la justicia penal a Lorenzo por haber abusado sexualmente de él. El cura lo niega, pero reconoce haberlo conocido: "¿Yo puedo usar su nombre? No lo quiero perjudicar a él. Por supuesto lo recuerdo. Yo vine de Lourdes acá a Gonnet. Trabajamos en el barrio con los pobres. El venía acá a la parroquia. Si había que ayudar en la misa ayudaba, daba una mano en el comedor con otros chicos, daban catequesis".

- León dice que se hicieron aquí fiestas con alcohol y conversaciones de tono sexual...

- Es mentira. Además en 2008 dice que yo abusaba de otro pibe, no de él.

-Sí, asegura que usted convivía con otro chico al que le daba un bienestar material que después le ofreció a él.

- Nada más lejano de la verdad. Ese pibe vive con su pareja que conoció acá. Incluso yo les hice de Celestino.

- Le voy a leer un pasaje de la declaración de León: "Nos controlaba, sabía nuestros horarios, teníamos que ir todos los días, se hablaba siempre de sexo, del tamaño de los penes comparado con el modelo de los autos. Nos pedía que los mostrásemos. También trajo una mesa de ping pong para atraer más chicos para los campeonatos. Se excitaba, se ponía agresivo. Te pellizcaba, te pinchaba con un tenedor, se tiraba encima, nos incitaba a que hiciéramos lo mismo.

- ¡Eso es una barbaridad, eso es mentira! No lo de la mesa de ping pong. Un chiquito de rugby fallece en un accidente y yo acompañé mucho a la familia. Me regalan la mesa. La tuve ahí un tiempo, pero no había campeonatos, el que venía jugaba. Pero jamás, jamás hubo alcohol. Si alguno trajo una cerveza alguna vez...

- ¿Usted bebe?

- Yo tomo un vaso de vino en la cena si alguno me invita a su casa, pero solo no.

- ¿No les da alcohol a menores?

- No, ¿cómo voy a hacer eso?

- Sigue el pasaje de León : "Me planteaba mejorar mi situación a cambio de sexo, 'si querés una mejor vida tenés que venirte conmigo. La parroquia es una mina de oro, llueven las donaciones'".

- ¡Eso es mentira, una terrible mentira! Jamás ofrecía plata por nada y nunca haría una cosa así. No obtengo un centavo de la parroquia y además hay una comisión de asuntos económicos. Yo no soy un pedófilo, no soy un perverso, no ofrezco esas pavadas.

Fuente: TN

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA