Sociedad

Sospechan de efectivos policiales detrás del atentado al jefe de la Federal de Santa Fe

La balacera a Valdés sugiere alto nivel de logística. Bullrich habló de "ataque mafioso" vinculado al narcotráfico.

Martes 10 de Septiembre de 2019

144811_1568156332.jpg

El comisario Mariano Valdés asumió la conducción de la Policía Federal de Santa Fe en mayo pasado en reemplazo de Marcelo Lepwalts quien fue procesado junto a otros cinco policías por presunto tráfico de drogas al encontrarse cocaína preparada para la distribución en la delegación policial.

Pocos días después, se descabezó la unidad rosarina como resultado de otra investigación interna y con el arribo de Valdes, se nombraron nuevas autoridades. Anoche, el nuevo comisario fue atacado a balazos y salvó su vida de milagro.

En principio, la principal hipótesis que siguen los investigadores es que el jefe policial habría sido interceptado en la autopista Rosario-Buenos Aires a la altura de Figuera por una camioneta desde donde abrieron fuego contra el Ford Mondeo en el que se trasladaba el comisario junto a una suboficial que resultó ilesa mientras que Valdés recibió dos tiros pero está fuera de peligro.

Por la mecánica de los hechos que se están analizando, sugiere que el atentado contó con una inteligencia precisa con conocimientos de horarios, trayecto y auto en que se desplazaba el comisario que no mostraba ninguna identificación policial y no descartan que los autores estén vinculados a la misma fuerza.

De hecho, fuentes locales consultadas por LPO consideraron que las dos bandas narcos más sofisticadas que operaban en Santa Fe -la de Los Monos y la de Esteban Alvarado- cuyos cabecillas están detenidos, hoy no cuentan con la logística necesaria para un ataque de esta naturaleza.

Si bien aún no están del todo claro las circunstancias de los sucesos, sospechan que podría tratarse de una represalia contra el nuevo comisario Mariano Valdes de parte de elementos vinculados al delito y que aún integran la Policía Federal.

Lo curioso es que pocas horas antes de la agresión, el fiscal federal de Santa Fe, Walter Rodríguez, denunció públicamente "el nivel alarmante de corrupción institucional en las fuerzas federales", afirmó en declaraciones a Lt8.

Rodríguez instruyó la investigación que terminó con la detención del anterior jefe policial y que derivó en el envió una carta a la ministra Patricia Bullrich para que atienda la "alarmante situación de gravedad institucional", por las filtraciones del delito en las fuerzas de seguridad.

"Como fiscales tenemos la obligación de conducir investigaciones de manera técnica y nos valemos de la colaboración de las fuerzas de seguridad para desplegar los trabajos operativos y tenemos graves dificultades para poder cumplir este último aspecto de manera sensata", advirtió Rodríguez quien también señaló a la policía provincial.

La policía federal cuenta con una estructura muy chica en Santa Fe y, según funcionarios del área de seguridad, lo que ocurre en estas circunstancias es que cuando integrantes claves de la pirámide entran en connivencia con las bandas delictivas se contamina rápidamente el resto de la fuerza.

Por su parte, la ministra Patricia Bullrich, en diálogo con Radio 2, admitió que "evidentemente éste no es un ataque común, es un ataque mafioso", y abonó la teoría de un atentado narco: "pudo haber sido una banda narcocriminal".

En cuanto a la denuncia del fiscal Rodríguez, Bullrich negó estar al tanto: "es una carta de hace dos años y en estos dos años nunca me ha llamado por teléfono para decirme que ha mandado tal oficio", retrucó la ministra.

"No parece haber entrado al Ministerio pero no tenemos por qué dudar de su palabra pero si un fiscal nos manda algo de tal gravedad y no contestamos en los plazos, debería llamar", concluyó.

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA