Nacionales

Fernández eligió rivalizar y Macri jugó a defenderse: así fue el debate presidencial

Los seis candidatos presidenciales se mostraron juntos por primera vez en la Universidad del Litoral.

Lunes 14 de Octubre de 2019

147806_1571052075.jpg

A falta de 14 días para las elecciones generales, los seis candidatos presidenciales participaron este domingo del primer debate obligatorio por ley, que se realizó en la ciudad de Santa Fe.

El Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) fue el escenario que tuvo, de izquierda a derecha en la imagen televisiva, a Mauricio Macri como candidato de Juntos por el Cambio; a José Luis Espert, de Unite; Juan José Gómez Centurión, del Frente Nos; Roberto Lavagna, de Consenso FederalAlberto Fernández, del Frente de Todos, y al postulante del Frente de Izquierda- Unidad, Nicolás del Caño.

Con los periodistas María Laura SantillánRodolfo Barilli, Gisela Vallone y Guillermo Andino como moderadores, esta primera instancia tuvo a los aspirantes a la Casa Rosada debatiendo sobre cuatro temas: Relaciones InternacionalesEconomía y Finanzas; Derechos Humanos, Diversidad y Género; y Educación y Salud.

Cada uno de los candidatos tuvo, en total, 13 minutos y 45 segundos para uso de la palabra.

Dardos y chicanas

En la previa surgía un interrogante: si Mauricio Macri podía quedar mejor parado que el postulante del Frente de Todos, Alberto Fernández, a fines de mantenerse esperanzado en forzar un balotaje.

Fernández mostró sus cartas enseguida y le tiró con todo a Macri en su primera intervención de 45 segundos. "Hace cuatro años hubo otro debate. En ese debate alguien mintió mucho y otro dijo la verdad. El que mintió es el Presidente, que hoy quiere volver a serlo. El que dijo la verdad (en referencia a Daniel Scioli), hoy está sentado en primera fila de este salón", arremetió el candidato del Frente de Todos.

Y el debate ingresó en esa tónica. Fernández eligió rivalizar con Macri. Lo hizo en cada una de sus intervenciones en el primer bloque. Lo acentuó cuando el tópico dominante fue la economía. Y su estilo fue mayoritariamente chicanero: más de una vez recurrió al cliché "¡ay, Presidente, Presidente!" y dijo frases como "no sé en qué país vive Macri".

Macri se inclinó por una defensa de su gestión y tardó en disparar contra su principal rival. Lo hizo recién a punto de finalizar el primer bloque. "Me alegra y sorprende que el Frente de Todos hable de corrupción. También que Alberto Fernández diga que yo destruí la economía cuando hasta hace muy poco decía que la presidenta Kirchner la destruyó. Digamos la verdad. Lo mejor que podemos hacer es decir la verdad a la gente", argumentó.

Del lado de Alberto, el ataque. Del lado de Macri, la defensa. ¿Y los otros? Jugaron a la propia e intentaron diferenciarse de los dos principales candidatos. Si alguien esperaba que Macri recibiera palos de todos lados, eso no ocurrió. Espert quizás se mostró más suelto y seguro que Lavagna, Del Caño y Gómez Centurión.

 

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA