Deportes

Carlos Enrique, de jugar en la selección a trabajar como agente de seguridad en los estadios

Fue figura de River e Independiente y también formó parte del plantel que llevó Alfio Basile a la Copa América del 91.

Lunes 14 de Octubre de 2019

147895_1571106843.jpg

Carlos "El Loco" Enrique fue un jugador que cada pelota la disputó con el corazón. En base a sacrificio y buena técnica tuvo la gran oportunidad de ponerse la camiseta de Independiente con apenas 18 años. En aquellos tiempos del fútbol no era sencillo llegar a la primera del Rojo. Porque no solo contaba con excelentes jugadores, sino que había que demostrarle mucha personalidad a un técnico con todas las letras: El Pato José Omar Pastoriza.

Carlos Enrique, quien provenía de una familia con muchas necesidades, terminó ganando todo con el Rojo. Desde su posición de marcador de punta (jugaba de 3) le brindaba quite y proyección a un equipo que contaba con Giusti; Maragoni, Bochini y Burruchaga en el medio. Un verdadero lujo. Luego se dio otro gusto personal: jugar en la primera de River. Se puso la camiseta del club del cual es hincha. 

Fue convocado al Millonario cuando el Flaco Menotti era el técnico. Además tenía como compañero a Daniel Passarella, quien luego fue su técnico y con quien no terminó de la mejor manera. Tuvo un lindo romance con la selección Argentina. A pesar de no haber podido jugar un Mundial, fue convocado por Basile en la Copa América de Chile 1991. Y en ese torneo logró levantar uno de sus trofeos más importantes. Jugó en Lanús, Gimnasia y Tiro de Salta, Banfield, Alianza Lima y culminó su carrera en 1999 con la camiseta de All Boys.

No se le hizo fácil poder desarrollar su carrera de técnico. Por ese motivo comenzó a desempeñar una tarea tan llamativa, como netamente ligada al fútbol. Es uno de los tantos encargados de brindar seguridad en los espectáculos deportivos. "Vienen papas con hijos, con respeto, me piden fotos, con los de Boca también me saco fotos. Me toca trabajar en todas las provincias", dice Enrique.

Trabaja en el Ministerios de Seguridad, en el programa llamado "Tribuna Segura". Forma parte de un amplio grupo de trabajo coordinado por el director nacional de seguridad Guillermo Madero. "El fútbol es un divertimento. Todos queremos ver un espectáculo en paz y en familia. A nosotros nos gusta que la gente esté gritando y alentando al equipo".

A sus 55 años se ha transformado en un gran contador de anécdotas. Carlos Enrique destaca permanentemente los valores que le inculcó su padre y se siente orgulloso de sus hermanos. Se hizo de abajo, fue campeón del mundo y hoy le da seguridad a todos los hinchas.

Fuente: TN

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA