Sociedad

Un estilo de vida marcado por el celibato y los beneficios encontrados

Mariana Beatriz Noé es licenciada en Filosofía de la UBA y está realizando el doctorado en la Universidad de Columbia. Tras siete años en pareja y un año y medio soltera, decidió dejar de tener sexo y publicó un “diario íntimo virtual” en sus redes.

Martes 14 de Enero de 2020

155288_1579015196.jpg

“La idea es tratar de encontrar ese justo medio entre la sacralización y la banalización que se da a la sexualidad últimamente”, propone Mariana Noé (29), que experimentó la abstinencia sexual por elección y publicó una crónica sobre su celibato que compartió en su twitter @InsomniosAticos. Allí, en esa especie de diario íntimo virtual proponía “Basta de coger” e invitaba a probar la experiencia aunque fuera por unos días.

Aunque se recibió de Licenciada en Filosofía en la UBA está realizando un doctorado en la Universidad de Columbia sobre filosofía antigua con especialización en filosofía de las emociones, gracias a la beca que ganó hace cinco años para estudiar en la prestigiosa universidad.

La primera vez que abrió un libro siendo muy pequeña supo qué quería estudiar: “Me encantó la idea de hacerse preguntas sobre lo que parece obvio”.

“Estamos siempre atravesados por las emociones y nunca nadie les presta demasiada atención. Son algo que nos viene y nos pasa por arriba como si fuera un vendaval. Los griegos se dieron cuenta de que ahí hay un poder que tenemos que mantener más o menos controlado porque si no vamos a perder autoridad sobre nuestras propias decisiones”, manifiesta la argentina que ganó en 2018 el Presidential Award for Outstanding Teaching by a Graduate Student, el premio más importante al trabajo docente que otorga la universidad.

“Los investigadores de las emociones no podemos hacer ningún tipo de experimentación en personas por motivos éticos, así que estamos todo el tiempo investigando con nosotros mismos”, afirma Noé, que tras siete años en pareja y un año y medio soltera decidió iniciar un celibato y escribir acerca de las ventajas que logró al alejarse del sexo.

¿Habías disfrutado de esa soltería o algo desagradable sucedió para que decidieras dejar el sexo?

No. Seguramente estaba enceguecida en el sentido de: “Este es mi momento”. Esta idea de que la soltería es disfrutar la mayor cantidad de experiencias, llevarme al extremo de los sentimientos y exponerme a todo. El cuerpo intentaba seguirle el trote a la mente y claro, fue el primero en pasarme factura.

¿Hay una presión social en tener que disfrutar la soltería?

Un montón. Como si esa fuera la única manera de marcar la libertad. La libertad se ejerce teniendo sexo con cualquiera. Como si esa fuese la única apertura que hay. Hay mucha presión. Y sobre todo después de cortar, cuando uno termina una relación. Esa idea de: “Te vas a sobreponer conociendo otras personas” o “cuando empieces a tener sexo...”. Y ahí hacemos como que estás sobrepuesta a la pareja.

Es interesante, porque estamos acostumbrados a hablar de los mandatos sobre el casamiento y la maternidad y no los que exigen diversión vinculándola al sexo cuando estás soltera.

Exacto. La única manera de conseguir intimidad sería con otro. O la única manera de relajarse es con otro. Cuando uno empieza a no encontrarlo por equis razón empiezan estas angustias. No solo estoy angustiada porque me acabo de separar sino además porque no puedo ejercer mi libertad acostándome con cualquiera. Es como una bola de tensión. Una se entrega a cualquier cosa, se hace daño. Te exponés a situaciones que no querrías. Y eso termina en algún punto lastimándote a vos misma.

En tu blog hablás de cuál es el tiempo en el que después de una cita se espera que llegue el sexo, como si fuera lo que inevitablemente debe suceder.

Ya esa pregunta era básicamente lo único que quería lograr, que varones y mujeres dijeran: “Bueno, ¿por qué está supuesto que esto tiene que ser así?”, que una conexión aparece al cabo de la primera, segunda cita. Y dije incluso tercera, porque en Estados Unidos es muy común que uno espere tres citas. No sé si la intimidad va tan rápido. No creo que haya un ideal, pero seguro estamos intentando apurarlo todo más allá de las consecuencias, más allá de nuestra comodidad.

 

DEJANOS TU COMENTARIO

2 COMENTARIOS

Horacio

| Miércoles 15 de Enero de 2020

Cacho si te entrenas un poco podes llegar a ser un gran boludo

Cacho

| Martes 14 de Enero de 2020

La verdad, con esa cara en una de esas puede mantenerse célibe hasta la muerte.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA