Internacionales

Un doble crimen en Paraguay, una argentina detenida y una pista que llega hasta Buenos Aires

Dos jóvenes paraguayos que vivían en la Ciudad fueron encontrados calcinados en un auto. Investigan si fueron asesinados cuando compraban cocaína para revender.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

145708_1568945843.jpg

Los vecinos de Horqueta, en Paraguay, alertaron a la Policía sobre la presencia de un Ford Focus en llamas. Adentro, calcinados, dos cuerpos: uno estaba en el asiento trasero y el otro en el baúl. Eso pasaba a las 22.40 del domingo. Ahora, cuatro días después, Pablo Zárate, fiscal del país vecino, tiene dos líneas de investigación: una relacionada con un sicario paraguayo y otra vinculada con una argentina de la ciudad de Buenos Aires.

El fiscal ya pudo identificar a las dos víctimas. Una mujer se presentó el lunes en sede judicial para denunciar la desaparición de su hijo: Esteban Ariel Malocevichiz Ripor. El cuerpo del joven de 28 años estaba en el auto incendiado. El otro, de 29 años, era de su amigo: Luis Miguel Guerrero Palacios.

Los jóvenes asesinados habían nacido en Paraguay, pero vivían en Argentina, según le confirmaron dos fuentes con acceso a la investigación.

Esteban llegó el viernes 13 de septiembre a Horqueta, visitó a su mamá y pasó a buscar a Luis Miguel. Sus rastros se perdieron el sábado hasta que sus cuerpos aparecieron calcinados el domingo por la noche en el Ford Focus. Una fuente de la Inteligencia paraguaya explicó que la principal hipótesis es que las víctimas viajaron al país vecino para comprar cocaína, pero que alguien los sorprendió, "les robó el dinero y los licuó".

Los investigadores detuvieron en las primeras horas a cuatro personas: dos de ellos, Maribel Báez Cubas, de 29, y Guido Espínola Medina, de 28, son oriundos de Paraguay, pero también viven en la ciudad de Buenos Aires.

Otra de las arrestadas fue Zulma Adelaida Flores: es argentina, tiene 26 años y es dueña de un Peugeot 3008, patente KGW819, secuestrado por la Policía porque tenía un doble fondo para ocultar drogas. Los detectives sospecharon que los apresados se reunirían con Esteban y Luis Miguel la misma noche del domingo en la que sus cuerpos terminaron calcinados en el auto.

El juez penal de Garantías, Hernán Centurión, les concedió la libertad ambulatoria, pero les imputó el delito de "omisión de aviso sobre un hecho punible contra la administración de justicia y la frustración de la persecución y ejecución penal" por no alertar sobre las amenazas que recibieron, según publicó ABC Color. Los cuatro declararon que no participaron del crimen de Esteban y Luis Miguel, pero prefirieron no responder cuando les preguntaron si formaban parte de una maniobra para trasladar la cocaína a la Argentina que las víctimas querían comprar en Paraguay.

Los investigadores avanzaron en paralelo con otra pista: Esteban y Luis Miguel se habrían contactado con un joven de 27 años. "Kure", como lo conocen los vecinos de Horqueta, les habría prometido conseguirles cocaína, pero algo habría pasado en el encuentro por el que terminaron asesinados.

Fuente: TN

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA