Internacionales

Más denuncias por la represión, otro problema para Sebastián Piñera en Chile

Crecen las acciones legales contra agentes del Estado. Y hay ONGs que suman cada día nuevos reclamos.

Domingo 03 de Noviembre de 2019

149640_1572826236.jpg

Lesiones oculares, uso de balas de fuego, denuncias de abusos sexuales en diversas comisarías, faltas graves al debido proceso de detención, encadenamientos en forma de crucifixión e incluso discriminación contra homosexuales son algunos de los hechos que el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile​ (INDH, un organismo estatal) ha denunciado públicamente desde el estallido social en el país.

En solo 15 días, el organismo autónomo ha presentado más acciones legales contra agentes del Estado (carabineros o militares) que en todo el año 2018. En su último balance, se constatan 1.574 heridos en hospitales, incluidos 473 por disparos de perdigones, 305 por armas de fuego no identificadas, 40 por bala, 30 por balines y 157 con lesiones oculares. Han presentado 179 acciones judiciales, incluidas cinco querellas por homicidio y 18 por violencia sexual.

El presidente Sebastián Piñera anunció que había llamado personalmente a Michelle Bachelet, ex presidenta chilena y actualmente comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, con la finalidad de solicitarle un grupo de observadores que viajara al país y constatara la realidad de los abusos denunciados. También extendió la invitación a Human Right Watch, cuyo capítulo para las Américas es dirigido por el también chileno José Miguel Vivanco.

Desde el gobierno han reforzado su mensaje comunicacional: los abusos señalados por otros organismos son responsabilidad de los agentes involucrados, por su extralimitación de facultades y no una directriz entregada por Presidencia o el Ministerio del Interior. “El presidente llamó el mismo a la ex presidenta Bachelet, él mismo pidió hablar con los jefes de las fuerzas de las diferentes regiones, para el uso racional, indispensable y proporcional de las fuerzas. Aquí hay que hacer una clara diferenciación: si hay alguien que se apartó de esta línea, por supuesto que debe responder ante tribunales” declaró Karla Rubilar, vocera de gobierno, a la televisión pública ayer domingo.

El equipo de la ONU arribó la semana pasada. Durante la tarde del viernes sostuvo distintas reuniones con organizaciones sociales para escuchar sus denuncias. Su agenda no es de dominio público ni aceptan conceder entrevistas. Se desenvuelven con hermetismo, pero se ha podido constatar que se reunieron con el Colegio Médico y organizaciones tratantes del abuso sexual, entre otras.

“Esta situación, de daños asociados a los participantes en las manifestaciones, es bastante grave. Tenemos más de 100 personas con lesiones oculares, en las cuales el daño producido será permanente. Enviamos un comunicado a los colegiados y los médicos del país, que tiene que ver en cómo proceder en caso que se reciban denuncias de agresiones en los servicios de urgencia”, dijo a Clarín José Miguel Bernucci, vicepresidente del Colegio Médico de Chile.

Los manifestantes en diversos lugares del país han comenzado a realizar comparaciones entre los apremios de la actual movilización con la dictadura militar. Al ser consultado por Canal 13 de Santiago, el director del INDH, Sergio Micco, aseguró que comparar a Pinochet con Piñera era “grotesco e injusto”, haciendo hincapié en que la diferencia entre una tiranía y una democracia es que en la segunda existen organismos del Estado para perseguir a quienes se escapan del marco de la ley.

Otro organismo que entregó cifras respecto a las agresiones y lesiones en el marco de las masivas movilizaciones que vive el país es la Cruz Roja. Su presidente en Chile, Patricio Costa, ha afirmado que el número total de lesionados supera las cifras que entrega el INDH. “Se quedaron cortos (…) responsablemente puedo decir que son más de 2.500 personas heridas hasta la fecha”, sostuvo en declaraciones a Radio Cooperativa.

Las grandes marchas y protestas en Chile completaron ayer su día 17. Pese al final del toque de queda y, por tanto, la salida de los militares de la calle, Carabineros se enfrenta día a día con manifestantes que continúan engrosando la lista de denuncias por presuntos apremios ilegítimos. El ministro de Justicia, Hernán Larraín, reconoció el último martes que hubo situaciones que “parecen ser violaciones a los derechos humanos”. Pero el jefe de los Carabineros, Mario Rozas, negó que sus agentes estén violando los Derechos Humanos. “Somos los más interesados en que este tipo de situaciones se transparenten”, aseveró. 

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA