Sociedad

Acusaron a una pareja vegana de matar de hambre a su bebé

El bebé, de 18 meses, murió de desnutrición ya que solo recibía frutas, verduras, y a veces leche materna. Otros dos hijos también están desnutridos.

Lunes 18 de Noviembre de 2019

150894_1574091870.jpg

Un bebé de 18 meses murió de desnutrición en Florida (EE.UU.), después de que sus padres veganos lo alimentaran solo con frutas, verduras, y a veces la dieta se complementaba con leche materna. Según los informes policiales, el menor pesaba apenas 7,7 kg, cuando el peso promedio para un niño de su edad es 10,8kg, reportó News Press.

El 27 de septiembre, la mujer amamantó al pequeño por un minuto y luego comenzó a sentirle la respiración “rara”. De hecho, admitió que debería haber llamado a alguien, pero en vez de eso se quedó dormida con su marido. Momentos después encontró desvanecido al pequeño y si bien no pudo constatar si respiraba, lo sintió frío. Allí intentaron reanimarlo, pero como no lo consiguieron, decidieron llamar a los paramédicos, pero cuando estos llegaron el menor ya había fallecido.

 

La pareja solo alimentaba al bebé con frutas, verduras, y a veces la dieta se complementaba con leche materna.

Los resultados de la autopsia determinaron que su muerte fue causada por complicaciones desencadenadas a partir de una desnutrición severa, así como deshidratación, microesteatosis hepática (hígado graso) y un ligero edema (hinchazón) de manos, pies y piernas.

Los progenitores, Sheila y Ryan O'Leary, fueron arrestados el 6 de noviembre y enfrentan cargos por homicidio negligente agravado y cuidados negligentes con daños corporales por otros dos hijos que estaban a su cargo, quienes también presentaban una grave desnutrición.

Los médicos encontraron a los dos nenes, de 3 y 5 años, quienes estaban en condiciones deplorables: pesaban mucho menos de lo recomendado para sus edades, tenían la tez pálida y amarillenta, y la dentadura descuidada, llena de caries.

​En el lugar había una cuarta menor, hija solo de la mujer y quien no lucía mal, por lo que al indagarla descubrieron que en realidad ella no vivía allí sino que era hija de una pareja anterior de su madre y por eso pasaba más tiempo con su papá que con ella.

La fianza para los acusados se fijó en 250.000 dólares. Por su parte, Shelia O'Leary afirmó que el niño nació en casa y que nunca habían visitado a un médico.

Además, la acusada comentó que su familia es vegana y que los niños solo consumen alimentos crudos, principalmente mangos, rambutanes, bananas y paltas.

​En una primera declaración, la madre del bebé precisó que el pequeño llevaba sin comer alimentos sólidos un semana. En ese tiempo solo había recibido leche materna.

Por la muerte de este bebé de un año y medio, los padres enfrentarán un juicio que comienza el 9 de diciembre. "Era muy obvio para los investigadores que estos niños estaban desnutridos y tuvimos que esperar a que volvieran los resultados de la autopsia para determinar la causa específica de la muerte y poder acusar a los padres", aseguró Philips Mullen, portavoz del Departamento de Policía de Cape Coral.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA