Sociedad

"Te aseguro que en ese avión venía el coronavirus": los turistas en Ezeiza, entre el pánico y el modo vacaciones

Todos en el avión no paraban de toser, la gente pedía barbijos y las azafatas no entregaban", dijeron los tres integrantes de la familia Burrieza al bajar del avión...

Miércoles 26 de Febrero de 2020

158563_1582720608.jpg

...Venían de Roma, estaban los tres con barbijos y se encontraban muy preocupados con toda la situación. "Te aseguro que en ese avión venía el coronavirus", aseguró la madre de la familia, que recién llegaba desde uno de los países donde más aumentaron los casos de la enfermedad en los últimos días.

Los nuevos casos de coronavirus en Italia y España alertaron a la sociedad, más que nada a los ciudades europeas afectadas y obligó a las autoridades sanitarias y aeroportuarias argentinas a aumentar los controles de los pasajeros que llegan desde esos países, populares entre los turistas locales. Sin embargo, esta mañana esas inspecciones todavía parecían ser laxas, apenas basadas en una declaración jurada.

En la mayoría de los aeropuertos de los países en donde se han encontrado casos se toma la temperatura a los pasajeros. En Ezeiza solo tienen que llenar un formulario de declaración jurada, especificar dónde estuvieron, si tuvieron algunos de los síntomas de la enfermedad y decir en qué asiento viajaron. Si presentan tos o fiebre, se activa un protocolo y deben ser atendidos en salas especiales.

Son pocos los pasajeros que bajan con barbijos y cara de preocupación. La mayoría sigue con cara de descanso por sus vacaciones.

"Solo me tomaron la temperatura en Roma, no vi que estuvieran tomando otras medidas", dijo Cristina Balcarce. Ella volvió de esquiar del norte de Italia, pasó por varias ciudades europeas y desde que conoció la noticia siempre estuvo tranquila.

A Damián Grieni no le tomaron temperatura al salir del aeropuerto de Roma. " Solo le tomaban la fiebre a los que se los veía mal. A mí no me frenaron ni nada", explicó en diálogo con LA NACION.

Hugo del Monte, español proveniente de Roma, viajó a Buenos Aires por trabajo. No le hicieron ningún control en los dos aeropuertos. "La gente no sabe la gravedad de la situación, debería haber más control", dijo.

"Allá no hay tanta preocupación como la hay acá en la Argentina. Recibíamos todo el tiempo mensajes de nuestros familiares, pero no nos pareció que en Europa estén tan en alerta", indicó Walter Carzón, quien paseó por varias ciudades europeas con su mujer y su hija. Llevaron barbijos y alcohol en gel desde Buenos Aires. "Por suerte fuimos preparados porque allá no se conseguía nada", finalizó.

Virginia Lucero trabaja en el Ministerio de Salud y desde hace dos semanas está asignada en Ezeiza, donde debe entregar folletos con recomendaciones para prevenir el virus respiratorio a la salida de la puerta de los arribos internacionales. Lavarse las manos, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar y evitar contacto directo son los tres puntos principales a seguir que explica el volante. "Los que llegan están muy tranquilos, son muy pocos los que salen con barbijos", comentó Lucero.

Erla Román y su hijo vienen de Perú. No se conocen casos de muertes ni afectados en ese país pero por prevención ambos decidieron utilizar barbijos.

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA