Internacionales

Venezuela: tras la renuncia de Evo Morales, Juan Guaidó convocó al 16N para derrocar a Nicolás Maduro

El autoproclamado presidente busca que el mandatario chavista siga el ejemplo del dirigente boliviano y dé un paso al costado. La manifestación será el sábado.

Viernes 15 de Noviembre de 2019

150745_1573865578.jpg

Tras observar cómo las protestas ponían en aprietos a otros líderes latinoamericanos en las últimas semanas y la inesperada dimisión de Evo Morales en Bolivia, el dirigente opositor venezolano Juan Guaidó llamó a salir a las calles el sábado en Venezuela. El objetivo: retomar la presión interna para que Nicolás Maduro renuncie a la presidencia. Como es habitual, la respuesta de las agrupaciones socialistas no se hizo esperar y de inmediato convocaron a una manifestación para el mismo día.

Con la región convulsionada, Guaidó está decidido a perturbar la comodidad que ha disfrutado el líder chavista en los últimos meses. “No tenemos opción en Venezuela. (...) La alternativa para la situación hoy es la muerte. Queremos la vida'', sentenció el dirigente opositor en un mitin esta semana.

"Invitemos a todos a salir a las calles este 16N a ejercer juntos nuestros derechos. Juro que voy a hacer mi labor y les pido confiar en este país que todo lo tiene. El futuro de Venezuela va a ser la conquista de todo un pueblo levantado", agregó en un tuit.

El renovado llamado de Guaidó pondrá a prueba su capacidad para atraer a las masas a pesar de la disminución en el número de gente que lo acompaña en sus actos en los últimos meses, un indicio de descontento.

La convocatoria se produce en un momento en que la agitación política sacude a gobiernos de toda la región, desde Chile a Ecuador y Bolivia. A contracorriente, mientras todo esto ocurría, Maduro se permitió viajar a Azerbaiyán para participar en una conferencia internacional y disfrutó de una pequeña recuperación en la producción de crudo tras años de caídas y malas noticias para la nación petrolera.

La esperanza de Guaidó

Guaidó, de 36 años, saltó a la primera línea de la batalla política en Venezuela cuando la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, lo eligió como su líder. El 23 de enero se autoproclamó presidente y prometió derrocar a Maduro y convocar nuevas elecciones.

Estados Unidos fue el primero de una lista de más de 50 países y organismos internacionales que respaldaron su reclamo. Sostienen que Maduro se aferra al poder tras una elección fraudulenta en 2018 y lo acusan de violaciones de derechos humanos y de implementar políticas económicas fallidas que han arruinado a la nación.

Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo, pero su producción se desplomó en los últimos años. La extracción de crudo sufrió un inusual repunte en octubre, según los datos de la OPEP, que mostraron el primer incremento en seis meses. Sin embargo, los pozos petrolíferos del país producen lo mismo que en 1944, según señaló The Associated Press (AP).

La mayoría de la población gana el salario mínimo, que equivale a menos de 15 dólares mensuales, y se estima que la inflación alcanzará este año el 200.000%. Millones viven con un suministro de agua poco fiable y cortes de electricidad constantes.

En este escenario y respaldado por las continuas sanciones de la Casa Blanca contra el gobierno de Maduro, Guaidó rechazó la idea de que la desilusión hará que los venezolanos se queden en casa el sábado y recordó que ya desafió una vez a los escépticos. "También pocos creían en Venezuela el 23 de enero'', dijo a AP. “Pero hoy toda Venezuela tiene claridad en su futuro''.

Es probable que la crisis en Bolivia sirva de ejemplo tanto para Maduro como para Guaidó, según los analistas.

Geoff Ramsey, un investigador sobre Venezuela del centro de estudios Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, apuntó que mucha gente observará de cerca lo que ocurra el sábado para evaluar la capacidad del líder opositor para movilizar.

“Guaidó está sometido a una presión cada vez mayor dentro de su coalición para presentar un camino realista hacia adelante'', dijo Ramsey. “Hay mucho en juego en esto”'.

Los militares y Maduro

Morales, aliado socialista de Maduro durante años, tuvo que salir a México cuando un general le “sugirió'' que renunciara.

Pero Maduro mantiene muy cerca a sus generales. La cúpula de las Fuerzas Armadas siguen leales al presidente venezolano aunque al principio de su campaña Guaidó intentó convencer a soldados para que le diesen la espalda y más tarde montó un fallido levantamiento militar.

Fuente: TN

DEJANOS TU COMENTARIO

1 COMENTARIOS

Apoyemos al pueblo

| Sábado 16 de Noviembre de 2019

Tal como muchos imbéciles apoyaban los heroicos reclamos del valiente "pueblo chileno" con seguridad ahora apoyarán los reclamos del pueblo venezolano. Será así????? (Kelo, decí algo al respecto)

<

Top Semanal

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LOCALES

NACIONALES

INTERNACIONES

DEPORTES

SOCIEDAD

FARÁNDULA